+34 658 352 344 info@reformasbernardi.com

Los huertos urbanos comunitarios son espacios ubicados en terrenos públicos dedicados a cultivo, especialmente de carácter hortícola. Estos huertos suelen construirse en parques públicos, escuelas, patios y áreas abandonadas. Son gestionados sin ánimo de lucro y sus recursos son compartidos, teniendo en común que son atendidos/gestionados por una comunidad de personas.

Los huertos comunitarios contribuyen a aumentar el acceso del público a frutas y hortalizas saludables y orgánicas, enseñan a los jóvenes de dónde proviene su comida a la vez que les permiten a la gente desarrollar habilidades de cultivos orgánicos, etc. Además, estos huertos llegan a convertirse en un espacio verde donde los residentes potencias sus relaciones sociales.

Hort de la Botja en el Barrio de Velluters de Valencia

Reformas Bernardi muestra en este artículo uno de nuestros trabajos de construcción de un huerto urbano comunitario, en concreto el Hort de la Botja en el Barrio de Velluters de Valencia. El Barrio de Velluters debe su nombre histórico al oficio mayoritario de sus residentes durante los siglos XV y XVI, en los que primaba el oficio sedero (velluter en valenciano), y a la alta concentración de telares que se daban en él.

Proyecto del huerto urbano comunitario

El “Hort de la Botja” es un proyecto que nace del colectivo ‘Ciutat Vella Batega’ en 2013 y su objetivo es de transformar temporalmente en huerto de gestión comunitaria un solar situado frente al número 31 de la calle Balmes, esquina a la calle Foios, sito en el barrio de Velluters de Valencia.

Este espacio ha sido cedido por la Generalitat Valenciana para este uso y tiene una superficie de aproximadamente 370 m2

Este huerto urbano comunitario tiene en cuenta las necesidades de los diferentes colectivos sociales, estando dividida su zona cultivable en 6 parcelas independientes, pero al mismo tiempo reservando espacios para uso colectivo y zonas verdes con cultivos permanentes a fin de maximizar la biodiversidad del espacio.

Así, el huerto ha sido proyectado con:

  • Limpieza y nivelación del suelo.
  • Construcción de portón de entrada para peatones y vehículos.
  • Zona cultivable con 6 parcelas independientes.
  • Corredor central mediante un pasillo para facilitar el acceso a las parcelas.
  • Vallas vivas compuestas por setos de plantas de flor, medicinales y aromáticas que ayudan a limitar las parcelas.
  • Construcción de solera de hormigón armado y mortero drenante.
  • Muros de hormigón para delimitar las zonas cultivables que actúan al mismo tiempo de banco y de muro de contención de la tierra (que quedaría a un nivel más elevado que el piso de hormigón). El muro perimetral está reforzado y con instalación de rejillas para aliviar presión, así como un vallado nuevo.
  • Zona de mesas de cultivo y de reuniones, creando un espacio agradable para la reunión de la gente.
  • Construcción de estructura metálica para soportar parra y crear zona de sombra con cañizo, lona o similares.
  • Rampa de acceso suave a aquellas zonas que mantienen diferentes niveles.
  • Zona permacultura, una pequeña franja de tierra para experimentar con plantas y árboles comestibles permanentes.
  • Zona de almacén para el almacenamiento de herramienta y materiales propios para la gestión del huerto.
  • Instalación para agua potable, riego por goteo en terreno y mesas de cultivo, construyendo una hornacina para el contador y otra para programadores de riego.
  • Construcción de pilas para lavar herramientas.
  • Sistema de recogida del agua de lluvia para su posterior aprovechamiento en el huerto.
  • Alisados de paredes medianeras y posterior pintura mural decorativa y de pizarra.
  • Rellenado de tierra fertilizada en parcelas y sustrato en las mesas de cultivo.

Sembra en Saó

Para la ejecución de este proyecto, Reformas Bernardi ha trabajado estrechamente con Sembra en Saó, una asociación creada en el año 2005 con el objetivo general de promover la agricultura ecológica como forma de mejorar la calidad de vida de las personas.

Sembra en Saó entiende la agroecología como una forma de producir alimentos respetuosa con el productor, el consumidor y el medio ambiente, así como una herramienta valiosísima para la educación ambiental.

Su trabajo se centra principalmente en la creación de huertos ecológicos para que puedan ser aprovechados por diferentes colectivos sociales.

Trabajan sobre todo en el área metropolitana de la ciudad de Valencia, donde las fértiles tierras de cultivo sobreviven como pueden al crecimiento urbano desmesurado. En Sembra en Saó están comprometidos con la defensa de la Huerta y la promoción de su patrimonio histórico, cultural, natural y agrícola.